QUERCETINA ▷ LA CULPABLE QUE PROVOCA DOLOR DE CABEZA CUANDO BEBEMOS VINO

Nacho Rubio

Updated on:

¿CÓMO EVITAR LOS DOLORES DE CABEZA QUE PRODUCE EL VINO? LA QUERCETINA.

La QUERCETINA, un flavanol que se encuentra en el vino tinto y en otros alimentos como frutas y verduras, podría ser la causa de los dolores de cabeza que algunas personas experimentan al consumir vino.

Investigaciones recientes, como las realizadas por la Universidad de California en Davis, sugieren que la quercetina puede interactuar con el alcohol para causar una acumulación tóxica de acetaldehído en el cuerpo.


¿PORQUE NOS PROVOCA DOLOR DE CABEZA LA QUERCETINA?

La relación entre la quercetina y los dolores de cabeza es compleja.

La capacidad de la quercetina para afectar al flujo sanguíneo e interactuar con los neurotransmisores podría provocar dolores de cabeza en personas sensibles. Sin embargo, es importante señalar que ésta es sólo una pieza del rompecabezas, y que las respuestas individuales a la quercetina pueden variar.

Cuando la quercetina entra en el torrente sanguíneo, se convierte en una forma conocida como glucurónido de quercetina. Esta forma de la sustancia puede bloquear el metabolismo del alcohol, llevando a la acumulación del acetaldehído, una toxina conocida por causar irritación y síntomas inflamatorios, incluyendo dolores de cabeza, rubor facial y náuseas.

Este efecto es similar al del medicamento Antabuse (disulfiram), utilizado en el tratamiento del alcoholismo, que también provoca la acumulación de acetaldehído. Los investigadores aún están explorando por qué algunas personas son más susceptibles a estos dolores de cabeza inducidos por el vino que otras. Una teoría es que ciertas personas pueden tener enzimas que son más fácilmente inhibidas por la quercetina o pueden ser más sensibles a la acumulación de acetaldehído.

Es importante señalar que los niveles de quercetina pueden variar considerablemente en el vino tinto, dependiendo de factores como la cantidad de luz solar a la que están expuestas las uvas antes de la cosecha y el proceso de elaboración del vino.


LOS NIVELES DE QUERCETINA EN FUNCIÓN DEL TIPO DE VINO

La cantidad de quercetina presente en diferentes tipos de vino puede variar considerablemente.

En general, el vino tinto tiende a contener niveles más altos de quercetina en comparación con el vino blanco. Esto se debe a que la quercetina se encuentra principalmente en la piel de las uvas, y el vino tinto se fermenta con las pieles por más tiempo que el vino blanco.

Los factores que afectan los niveles de quercetina en el vino incluyen:

  1. Tipo de Uva: Algunas variedades de uva tienen naturalmente más quercetina que otras.
  2. Exposición al Sol: Las uvas que reciben más luz solar durante su crecimiento tienden a producir más quercetina.
  3. Métodos de Vinificación: El proceso de vinificación, incluyendo el contacto con la piel durante la fermentación, los procesos de clarificación y el envejecimiento, pueden influir en los niveles de quercetina en el vino.

Dentro de los vinos tintos, aquellos elaborados con ciertas variedades de uva, como Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc, pueden tener niveles más bajos de tiramina, una de las sustancias asociadas con dolores de cabeza. Por otro lado, vinos como Pinot Noir y Nebbiolo pueden tener niveles más altos de quercetina.

Es importante recordar que la respuesta individual a la quercetina y otros compuestos en el vino puede variar. Algunas personas pueden ser más sensibles y experimentar dolores de cabeza incluso con niveles más bajos de estos compuestos.

Si encuentras que ciertos vinos tienden a causarte dolores de cabeza, podría ser útil probar diferentes tipos o marcas para identificar aquellos que te afectan menos. Además, la moderación en el consumo de alcohol y una buena hidratación son siempre recomendables.


¿CÓMO EVITAR EL DOLOR DE CABEZA QUE PRODUCE EL VINO?

Para evitar y controlar los dolores de cabeza que nos puede provocar disfrutar del vino, hay varias estrategias que puedes probar:

  1. Evitar ciertos compuestos en el vino: Los taninos, presentes principalmente en el vino tinto, pueden contribuir a los dolores de cabeza. Si eres sensible a ellos, podrías optar por vinos blancos o aquellos con menor contenido de taninos. Además, los sulfitos añadidos como conservantes en el vino también pueden causar dolores de cabeza en algunas personas. En este caso, buscar vinos con etiquetas que indiquen «sin sulfitos añadidos» podría ser beneficioso​​.
  2. Hidratación: Beber mucha agua entre copas de vino puede ayudar a diluir los compuestos que pueden causar dolor de cabeza, como los taninos y los sulfitos. Además, esto puede contrarrestar los efectos deshidratantes del alcohol​​.
  3. Uso de antihistamínicos: Tomar medicamentos antihistamínicos puede ayudar si sufres de dolor de cabeza después de beber vino. Estos medicamentos bloquean la histamina, que puede causar inflamación y dolor en los vasos sanguíneos del cerebro​​.
  4. Evitar el azúcar: Reducir el consumo de alimentos o bebidas con alto contenido de azúcar cuando se bebe vino puede ayudar, ya que el azúcar puede aumentar la inflamación y empeorar los dolores de cabeza.
  5. Limitar la cantidad de vino consumido: Controlar tu consumo de vino y beber con moderación puede ayudar a prevenir dolores de cabeza. La cantidad de vino que una persona puede consumir sin experimentar efectos secundarios varía, por lo que es importante conocer tus propios límites​​.
  6. Beber con comida: Consumir alimentos mientras bebes vino puede ayudar a diluir y absorber mejor el alcohol en el cuerpo, disminuyendo los efectos del alcohol y los compuestos que pueden causar dolor de cabeza​​.
  7. Evitar alimentos y bebidas desencadenantes: Algunos alimentos y bebidas pueden aumentar la probabilidad de experimentar dolores de cabeza después de beber vino, como el queso curado, los embutidos, los alimentos ahumados, el chocolate, los cítricos, los alimentos con alto contenido de histamina y las bebidas con cafeína​​.

Es importante recordar que si los dolores de cabeza son frecuentes o severos, es recomendable buscar atención médica para descartar otras causas subyacentes y obtener un tratamiento adecuado. Además, siempre disfruta del vino con moderación y cuida tu salud.

5 TIPS PARA EVITAR LOS DOLORES DE CABEZA QUE PRODUCE EL VINO

Para evitar los dolores de cabeza que puede producir el vino, puedes seguir estos cinco consejos:

  1. Elige Vinos con Bajos Niveles de Taninos y Sulfitos: Los vinos tintos tienen más taninos y sulfitos que los blancos, y estas sustancias pueden contribuir a los dolores de cabeza en algunas personas. Opta por vinos blancos, rosados o tintos con bajos niveles de estos compuestos. Los vinos orgánicos o naturales a menudo tienen menos sulfitos añadidos.
  2. Mantente Hidratado: Bebe mucha agua antes, durante y después de consumir vino. El alcohol tiene un efecto diurético, lo que significa que puede provocar deshidratación, una causa común de dolores de cabeza. La hidratación adecuada puede ayudar a mitigar este efecto.
  3. Come Alimentos al Beber Vino: Consumir alimentos mientras bebes vino puede ayudar a ralentizar la absorción del alcohol en tu sistema y reducir la posibilidad de dolores de cabeza. Opta por comidas que equilibren bien con tu elección de vino.
  4. Limita tu Consumo de Vino: Beber vino con moderación es clave para evitar dolores de cabeza. Conoce tus límites y no los sobrepases. El exceso de alcohol es una causa común de dolores de cabeza.
  5. Evita Mezclar Vino con Otras Bebidas Alcohólicas: Mezclar diferentes tipos de bebidas alcohólicas puede aumentar el riesgo de dolores de cabeza. Si vas a beber vino, es mejor evitar combinarlo con cerveza, licores u otras bebidas alcohólicas durante la misma sesión.

Recuerda que cada persona es diferente y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Si sigues experimentando dolores de cabeza a pesar de tomar estas precauciones, podría ser útil hablar con un profesional médico para descartar otras causas subyacentes.


TODOS LOS DETALLES SOBRE LA QUERCITINA

La quercetina es un flavanol presente en muchos alimentos vegetales, conocido por sus potentes propiedades antioxidantes. Se encuentra naturalmente en alimentos como alcaparras, pimientos, cebollas, chalotas, espárragos cocidos, cerezas, tomates, manzanas rojas, uvas rojas, brócoli, col rizada, lechuga de hoja roja y bayas de varios tipos, así como en el té verde y negro.

Entre los beneficios potenciales de la quercetina, destacan:

  1. Propiedades antiinflamatorias: Se ha demostrado que la quercetina reduce marcadores de inflamación en estudios de probeta y en animales. Por ejemplo, en un estudio con mujeres con artritis reumatoide, la quercetina redujo la rigidez matutina y el dolor, así como marcadores inflamatorios como TNFα.
  2. Alivio de los síntomas de la alergia: La quercetina puede bloquear enzimas implicadas en la inflamación y suprimir sustancias químicas que promueven la inflamación, como la histamina.
  3. Potenciales efectos anticancerígenos: Debido a sus propiedades antioxidantes, la quercetina ha mostrado en estudios de probeta y en animales su capacidad para suprimir el crecimiento celular y inducir la muerte celular en diversas células cancerosas.
  4. Reducción del riesgo de trastornos cerebrales crónicos: Las investigaciones indican que las propiedades antioxidantes de la quercetina pueden proteger contra trastornos degenerativos del cerebro, como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.
  5. Reducción de la presión arterial: En estudios con ratones y humanos, la quercetina ha mostrado su capacidad para reducir los niveles de presión arterial.

LA QUERCITINA COMO SUPLEMENTO ALIMENTICIO

La quercetina también está disponible como suplemento dietético en varias formas, incluidas cápsulas y polvos, y las dosis típicas oscilan entre 500-1000 mg por día. Dado que la quercetina tiene una baja biodisponibilidad, los suplementos a menudo incluyen otros compuestos, como la vitamina C o enzimas digestivas como la bromelina, para aumentar la absorción.

Es importante tener en cuenta que, aunque los beneficios de la quercetina son prometedores, aún se necesita más investigación en humanos para comprender completamente sus efectos y aplicaciones terapéuticas.

Además, como con cualquier suplemento, es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar su uso, especialmente si se están tomando medicamentos, ya que la quercetina puede interactuar con varios medicamentos​


EL ESTUDIO CIENTÍFICO DE LA UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA EN DAVIS SOBRE LA QUERCETINA

El estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de California en Davis ha arrojado luz sobre por qué algunas personas experimentan dolores de cabeza después de beber vino tinto. El estudio sugiere que la quercetina, un flavonol que se encuentra naturalmente en el vino tinto y en alimentos como las uvas, bayas, cebollas y brócoli, podría interferir con la capacidad del cuerpo para metabolizar el alcohol, lo que lleva a la acumulación de toxinas que pueden causar dolores de cabeza rápidos.

Los investigadores se enfocaron en cómo la quercetina puede afectar una variante genética de una enzima llamada ALDH2, que está involucrada en el metabolismo del alcohol en el cuerpo. Encontraron que un derivado de la quercetina, el glucurónido de quercetina, inhibía la variante de la enzima. Esta interferencia podría conducir a la acumulación de acetaldehído, una toxina conocida por ser un irritante y una sustancia inflamatoria, y causar dolores de cabeza en personas más susceptibles.

Es importante destacar que el vino tinto tiene una cantidad diez veces mayor de compuestos fenólicos, especialmente flavonoides, en comparación con el vino blanco, lo que lo convierte en un «principal contendiente responsable» de los dolores de cabeza. El estudio también señala que el nivel de compuestos que pueden desencadenar dolores de cabeza en el vino tinto varía sustancialmente entre diferentes vinos.

Los autores planean probar su hipótesis en un pequeño ensayo clínico con personas que desarrollan estos dolores de cabeza, comparando vinos tintos con altas cantidades de quercetina con aquellos que tienen poco. Este ensayo clínico, financiado por la Wine Spectator Scholarship Foundation, será dirigido por UCSF.

Es importante mencionar que estos hallazgos son aún preliminares y se basan en investigaciones de laboratorio. Se necesita más investigación, incluyendo pruebas en humanos, para verificar completamente este mecanismo y comprender mejor las causas de los dolores de cabeza asociados con el consumo de vino tinto.

Deja un comentario